Cuando compras un paquete turístico estandarizado tienes que poner mucho de tu parte para que el viaje salga bien. Las agencias de viajes convencionales ofrecen precios bajos a costa de sacrificar servicio y calidad. La sabiduría popular sugiere que “lo barato sale caro” y, desafortunadamente, son muchas las ocasiones en las que los turistas sufren los inconvenientes de un viaje que carece de un servicio profesional que garantice la calidad.

 

MYOCIO - vacaciones sin estres mal

Las gestiones previas de un viaje de vacaciones que se proyecta sin conocimientos suficientes y sin experiencia profesional, con la incertidumbre de no saber si se va a recibir la calidad deseada y los problemas que pueden suponer los incidentes imprevistos, pueden hacer que las vacaciones se conviertan en una desagradable fuente de estrés, en vez de en una placentera experiencia de descanso.

¿Qué sentido tiene jugar a la ruleta rusa con los ahorros que una familia destina a sus vacaciones? Por muy poco dinero que se destine al turismo, es una inversión muy importante, porque produce un bien esencial para las personas: calidad de vida.

MYOCIO Sello ATPEn MYOCIO VIAJES nos tomamos muy en serio la calidad de vida de nuestros turistas y nos esforzamos al máximo para que las vacaciones no sean una fuente de estrés. Nuestro asesor turístico personal ofrece un sello de garantía a nuestras ofertas turísticas con los servicios de supervisión de la calidad y gestión personal de incidencias.

En MYOCIO VIAJES tenemos un compromiso: que un servicio personal de alto valor añadido, que garantiza la calidad de la experiencia turística, no haga que el turismo sea caro. Trabajamos con precios justos para que obtengas el máximo beneficio de tus vacaciones con las ventajas que te ofrecen nuestros servicios de asesoramiento turístico.

MYOCIO - vacaciones sin estres bien

¿Qué ganamos nosotros? Un club de turistas satisfechos y fieles a nuestra filosofía de servicio turístico: un elevado estándar de calidad que haga que dejes de pensar en el viaje en sí y pienses en tí mismo viajando.

¿Qué ganas tú? Unas vacaciones sin estrés. Y calidad de vida.